Sep 17

Tratemos las lesiones de columna con prevención (I)

http://blog.saludnavarra.es/tratemos-las-lesiones-de-columna-con-prevencion-i/

Tratemos las lesiones de columna con prevención (I)

Publicado el 15/03/2013 por Salud Navarra en General
Las lesiones de espalda se han convertido en uno de los “males” más presentes en nuestra sociedad. Posturas inadecuadas, gestos antinaturales o cargas excesivas de peso, suelen ser causas habituales que generan problemas de columna, de mayor o menor gravedad.
Además de recurrir al médico en los casos en los que sea necesario, lo que sí que tenemos claro todos los especialistas es que los mejores remedios para tratar las lesiones de columna pasan por la prevención. Y en la prevención, la higiene postural nos aporta los métodos más seguros para realizar nuestras actividades cotidianas, tratando de reducir las cargas que soporta nuestra espalda.
En las dos próximas entradas al blog, y aprovechando la celebración en Pamplona del XIII CONGRESO NACIONAL DE NEURORAQUIS, vamos a resumir las claves de la higiene postural.
Durante el sueño
Se recomienda utilizar una almohada relativamente fina que permita que la columna cervical guarde aproximadamente el mismo ángulo con la columna dorsal que al estar de pie. El colchón debe ser firme, pero lo suficientemente mullido como para adaptarse a las curvas de la columna. Un colchón excesivamente duro puede ser igual de perjudicial que uno blando que no ofrezca adecuada sujeción.
Al dormir boca abajo se modifican las curvaturas fisiológicas de nuestra columna por lo que es más recomendable dormir boca arriba o de lado.
Levantarse frontalmente de la cama para pasar a la posición sentados, más aún si se hace con las piernas estiradas, es una de las peores maniobras para nuestra espalda. Es mejor girar sobre un costado y posteriormente ayudarse con las manos para incorporarse lateralmente.
Al sentarse
Debemos de tratar de apoyar ambos pies en el suelo, con las rodillas al mismo nivel o por encima de las caderas. En caso de sentarse al volante los pies deben llegar a los pedales sin necesidad de estirar las piernas. Debe apoyarse la espalda en el respaldo siendo recomendable que este incluya una suave prominencia, sujetando la columna en la misma postura que al estar de pie y respetando la curvatura fisiológica.
Se recomienda girar toda la columna de una vez cuando sea necesario, evitando así los giros parciales. En general es conveniente levantarse y caminar cada hora.
Al sentarse es conveniente hacerlo de forma controlada, apoyándose con las manos en los reposabrazos o en los muslos y sentarse los más atrás posible apoyando la espalda contra el respaldo. Si queremos sentarnos en el coche lo más recomendable es sentarnos primero con las piernas fuera y girarnos posteriormente para introducir los pies.
Al incorporarnos debemos ayudarnos de los brazos para apoyarnos en los reposabrazos o en los muslos, manteniendo la espalda recta.
Permanecer de pie
Se recomienda evitar en general los zapatos de tacón alto para periodos largos caminando o manteniéndose de pie. Sin embargo un zapato completamente plano no es tampoco ideal.
Debemos tener en cuenta que la columna sufre más estando de pie parado que si caminamos, por ello se recomienda evitarlo. Si esto no fuera posible debe mantenerse un pie en alto, apoyado en un escalón o similar alternando con el otro pie y cambiando la postura tan frecuentemente como se pueda.
En la siguiente entrada completaremos estos consejos, pero estos ya podemos empezar a ponerlos en práctica.
Dr. Eduardo Portillo Bringa, Dr. Juan Carlos García Romero. Servicio de Neurocirugía. Complejo Hospitalario de Navarra.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: