Sep 17

Tratemos las lesiones de columna con prevención (y II)

http://blog.saludnavarra.es/tratemos-las-lesiones-de-columna-con-prevencion-ii/

Tratemos las lesiones de columna con prevención (y II)

Publicado el 18/03/2013 por Salud Navarra en General
Continuamos con los consejos de higiene postural para prevenir y tratar los dolores de espalda, con motivo de la celebración en Pamplona del XIII CONGRESO NACIONAL DE NEURORAQUIS.
Tareas domésticas
Debemos asegurarnos de que la longitud de los instrumentos que vamos a usar (escoba, fregona,…) permitan sujetarlos entre el pecho y la cadera sin necesidad de inclinarnos. Tanto la tabla de planchar como el fregadero deben ser relativamente altos, llegando aproximadamente al nivel del ombligo. De esta forma buscamos poder realizar nuestra tarea sin necesidad de inclinar la columna en flexión ya que dicha postura es una de las más nocivas para nuestra espalda.
En general los enseres más pesados deben estar colocados en las estanterías o similares a un nivel comprendido entre la cadera y el pecho.
Al ir a la compra es altamente recomendable utilizar un carro. Si no es posible podemos usar mochila o, en último término, repartir el peso entre ambos brazos, manteniéndolo lo más cerca posible del cuerpo.
Como inclinarse
Es una de las maniobras más perjudiciales por lo que en general se recomienda evitarla. Si no hay más remedio debe realizarse siempre con las rodillas ligeramente flexionadas y apoyándose con los brazos en los muslos, en una pared o un mueble.
Cargar peso
En principio debe evitarse cargar con pesos excesivos. No obstante, si es necesario, debe hacerse con las rodillas flexionadas y la espalda recta, manteniendo el peso a cargar lo más cerca posible del cuerpo. Posteriormente se debe levantar estirando las piernas, manteniendo la espalda recta o ligeramente arqueada hacia atrás.
Para transportar la carga se debe hacer con ella lo más cerca posible del cuerpo, con las rodillas ligeramente flexionadas si el peso es considerable. Debemos evitar inclinarnos o girar mientras sostenemos el peso.
Por tanto, si sufres de la espalda, ten claro que no hay nada mejor que la prevención, y que ésta pasa por adquirir una serie de rutinas y ponerlas en práctica continuamente. Verás cómo mejoras.
Dr. Eduardo Portillo Bringa, Dr. Juan Carlos García Romero. Servicio de Neurocirugía. Complejo Hospitalario de Navarra.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: