Hospital Médica Sur

Puente de piedra 150 torre 2 consultorio 101. Col. Toriello Guerra, alcaldía de Tlalpan, C.P. 14050. Ciudad de México

Telefonos de contacto (55) 56 66 64 23, (55) 54 24 72 00 EXT. 4231

Consulta en linea por videollamada!!!

Alta Especialidad en Columna Vertebral

Dedicado de tiempo completo a atender los problemas de la Columna Vertebral en Adultos y Niños, es decir Diagnóstico, Prevención y Tratamiento de las Enfermedades de la Columna Vertebral en Adultos y Niños. Ejerciendo este quehacer desde hace 25 años.

Clasificaciones en breve: Sistema de clasificación toracolumbar AO

Lea sobre cómo el sistema de clasificación AO #thoracolumbar incorpora factores morfológicos y clínicos incluyendo el estatus neurológico para producir un sistema de clasificación basado en el aumento de la severidad
#FreeinCORR #spine University of Washington, Department of Orthopaedics & Sports Medicine
📖 http://ow.ly/QjEU50DI7oG

Clasificaciones en breve: Sistema de clasificación toracolumbar AO

Cada año, las lesiones de la columna representan el 6% de todas las fracturas [4, 9, 14]. De ellos, del 30% al 60% implican la columna toracolumbar [3, 4, 6, 21]. La presentación de estas lesiones puede variar según el patrón de fractura, la estabilidad y la lesión neurológica asociada. Debido a que el manejo de estas fracturas de columna a menudo se basa en estos factores, un sistema de clasificación que incorpore estas variables es importante para proporcionar un lenguaje común para comunicar los planes. Sin embargo, el establecimiento de un sistema de clasificación con aplicación y utilidad universales ha sido un desafío. El sistema toracolumbar AO [20] es el sistema de clasificación más actual, que amplía los sistemas anteriores como el Sistema de clasificación de lesiones toracolumbares [19], para proporcionar un lenguaje universal para comunicarse sobre las lesiones toracolumbares. Sin embargo, incluso con un algoritmo común para comunicar sobre fracturas, este sistema todavía tiene limitaciones para lograr altos niveles de acuerdo entre los proveedores en la clasificación de lesiones. Estas limitaciones deben reconocerse antes de que se pueda aplicar clínicamente de forma generalizada.

Para sistematizar la discusión sobre las lesiones de la columna, en 1970 Holdsworth [5] describió un sistema de clasificación basado en el mecanismo de la lesión y el concepto de una estructura de columna de dos columnas, con una columna anterior y posterior que resisten las fuerzas de compresión y tracción, respectivamente. Utilizando imágenes de TC para basarse en esta clasificación, McAfee et al. [12] desarrolló un sistema basado en patrones de lesiones que se correlacionaban con la estabilidad de la columna, comenzando con fracturas por compresión en cuña más estables hasta lesiones traslacionales más inestables. Debido a la capacidad de las imágenes de TC para proporcionar más detalles sobre los patrones de fractura, se necesitaba un sistema de clasificación más versátil. Posteriormente, Denis [2] desarrolló la teoría de las dos columnas y propuso un modelo de tres columnas en el que la columna anterior incluye el ligamento longitudinal anterior, el cuerpo vertebral anterior y el anillo; la columna central incluye la mitad posterior del cuerpo vertebral, el anillo y el ligamento longitudinal posterior; y la columna posterior contiene el arco neural, las facetas y el complejo ligamentoso posterior. En este modelo, una lesión inestable involucra dos o más columnas.

En 1994, cuando el sistema de clasificación original fue desarrollado por Magerl et al. [10], el enfoque de los sistemas de clasificación cambió para incluir patrones de morfología y fractura. Incluyó tres grupos de fracturas: compresión (tipo A), distracción (tipo B) y lesiones por torsión (tipo C), que se dividieron en nueve subcategorías y se dividieron en 25 subcategorías diferentes. La complejidad de la clasificación toracolumbar de la AO original la hacía engorrosa y la comunidad médica la utilizaba mal [15]. Al igual que sus predecesores, no integró el estado neurológico, no reconoció la lesión de los tejidos blandos ni ayudó a guiar el tratamiento clínico. Sin embargo, el sistema se convirtió en la base para una categorización morfológica de lesión. Casi al mismo tiempo, McCormack et al. [13], que también examinó la morfología del cuerpo vertebral para ayudar a determinar la tasa de fracaso de la artrodesis posterior. Al identificar la necesidad de un sistema de clasificación más simple que incorpore el estado neurológico y el estado de los tejidos blandos para ayudar a guiar el tratamiento, Vaccaro et al. [18, 19] propuso el Sistema de clasificación de lesiones toracolumbares (TLICS), que asignaba una puntuación numérica acumulativa basada en los patrones de fractura, el estado neurológico y la integridad del complejo ligamentoso posterior. El foco de esta revisión estará en la clasificación toracolumbar AO creada por el foro AOSpine con la intención de simplificar el sistema de Magerl y complementarlo con atributos clínicos aludidos en el sistema TLIC.

Se han propuesto numerosos sistemas de clasificación para las lesiones toracolumbares y se han centrado en el mecanismo de la lesión, los patrones morfológicos y el deterioro neurológico. McAfee y col. [12], Denis [2] y Magerl et al. [10] estableció esquemas de clasificación que se han construido unos sobre otros y se han centrado en los patrones de lesiones, y Vaccaro et al. [19] incorporó el estado neurológico y de los tejidos blandos en un sistema llamado Sistema de clasificación de lesiones toracolumbares para producir una puntuación que oriente el tratamiento.

Sin embargo, el TLICS también fue recibido con varias críticas [11], que incluyeron una mala reproducibilidad en la evaluación adecuada de la integridad del complejo ligamentoso posterior mediante resonancia magnética y la inclusión de una lesión de PLC, que puede inflar la puntuación agregada. Además, el sistema de puntuación de gravedad que guía el tratamiento puede estar influenciado por diferentes factores, como la cultura o la región, y puede no reflejar las preferencias quirúrgicas globales o un enfoque de tratamiento acordado. Por lo tanto, seguía siendo necesario un sistema de clasificación que fuera completo pero simple y reproducible de manera confiable. El foro AOSpine revisó el sistema de clasificación toracolumbar original de la AO para abordar estas necesidades. El sistema de clasificación toracolumbar de la AO incorpora factores morfológicos y clínicos, incluido el estado neurológico, para producir un sistema de clasificación basado en niveles que aumenta la gravedad.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32022766/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7438146/

https://journals.lww.com/clinorthop/Fulltext/2020/02000/Classifications_in_Brief__AO_Thoracolumbar.36.aspx

Vu C, Gendelberg D. Classifications in Brief: AO Thoracolumbar Classification System. Clin Orthop Relat Res. 2020 Feb;478(2):434-440. doi: 10.1097/CORR.0000000000001086. PMID: 32022766; PMCID: PMC7438146.

Copyright © 2019 by the Association of Bone and Joint Surgeons

Importa los datos de mi consultorio a tu celular en un solo click!!!
Acude con el experto!!!
A %d blogueros les gusta esto: